Martes 23 de abril de 2024

El Papa elogia a los scalabrinianos por su compromiso con los migrantes

  • 14 de octubre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco recibió este sábado a los participantes en un simposio sobre espiritualidad scalabriniana, a los que animó a seguir el camino de su fundador, San Juan Bautista Scalabrini.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco recibió hoy sábado 14 de octubre, en el Vaticano, a un grupo de participantes de un simposio internacional sobre espiritualidad scalabriniana que acaba de concluir en Roma.  

Los Misioneros Scalabrinianos (también conocidos como Misioneros de San Carlos Borromeo) fueron fundados a finales del siglo XIX por San Juan Bautista Scalabrini, un obispo italiano que dedicó su vida a los italianos que emigraban a América y hoy atrienden a los inmigrantes, refugiados y personas desplazadas en todo el mundo.

El legado espiritual de San Scalabrini
Dirigiéndose a los participantes en la conferencia, titulada "Vendré a reunir a todo el pueblo" (Is 66,18), sobre el legado espiritual de Scalabrini, el Papa Francisco destacó que su título encaja muy bien con el carisma scalabriniano de servir a los migrantes y refugiados, considerándose "hermanos y hermanas en el camino". hacia la unidad”.

“La tragedia de las migraciones forzadas causadas por las guerras, el hambre, la pobreza y los problemas medioambientales es hoy evidente para todos, y es precisamente aquí donde entra en juego su espiritualidad”, afirmó el Papa.

La iglesia abre sus puertas a cualquiera que busque un hogar y un refugio seguro
San Scalabrini tuvo una “visión ilustrada y original del fenómeno migratorio, visto como una llamada a crear comunión en la caridad”, explicó el pontífice. Impresionado por la gran miseria que padecen los inmigrantes italianos, que aún hoy vemos en tantas personas obligadas a abandonar su propio país para ir a otro, el santo “comprendió que había para él un signo de Dios: la llamada a ayudar material y espiritualmente a esas personas, para que ninguno de ellos, abandonado a sí mismo, se perdiera, perdiendo la fe, para poder alcanzar, como dice el profeta Isaías, el monte santo de Jerusalén”.

Para Scalabrini, continuó el Papa Francisco, Jerusalén es la Iglesia católica, es decir, universal, precisamente “porque es una ciudad abierta a cualquiera que busque un hogar y un refugio seguro”.

Cercanía, atención y acogida
Esta visión, subrayó, es por tanto una llamada “a cultivar corazones que anhelan la universalidad y la unidad, el encuentro y la comunión”. Es la invitación a “difundir una mentalidad de cercanía, de atención y de acogida” y a construir la “Civilización del Amor” pedida por el Papa san Pablo VI, que, sin embargo, no se puede lograr sólo con fuerzas humanas.

No hay misión sin oración
La necesidad de cooperar con el Espíritu, “bajo la guía y con la energía que viene de Dios”: esto, señaló el Papa Francisco, implica una relación íntima de amor con Jesús, especialmente a través de la Eucaristía: “¡De hecho, sin oración no hay misión!”, dijo.

Por ello, el Papa animó a los Misioneros Scalabrinianos a renovar su compromiso con los migrantes y “a arraigarlo cada vez más en una vida espiritual intensa”, siguiendo el ejemplo de su fundador.

Para finalizar, les agradeció calurosamente todo el trabajo que realizan en favor de los migrantes en el mundo.+