Sábado 22 de junio de 2024

En San Cayetano, los obispos animaron a no perder la esperanza

  • 10 de agosto, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
Al celebrar al santo del pan y del trabajo, los obispos argentinos transmitieron la celebración por los medios digitales y animaron a no perder la esperanza
Doná a AICA.org

El viernes 7 de agosto, la Iglesia celebró a San Cayetano, el santo del pan y del trabajo. La devoción que en la Argentina convoca miles de fieles en cada santuario del país, este año fue celebrada de modo virtual por los obispos, transmitida a través de la televisión, la radio y las redes sociales. 

Los pastores invocaron la proyección del santo y animaron a la feligresía a no perder la esperanza en el tiempo de crisis. 

Buenos Aires
El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, presidió la misa central de la fiesta grande de San Cayetano en el santuario del barrio porteño de Liniers. “En la tierra bendita del pan, como dice una bella canción, hoy vamos a pedir para que no les falte el pan y todo lo necesario para una vida digna a todos los argentinos, pero muy especialmente pediremos por estos más de 7 millones de chicos y chicas pobres, con niveles de indigencia que nos avergüenza y nos humilla”, expresó. Ver noticia completa

Corrientes
“La experiencia de fe, de esperanza y de plenitud a la que nos invita la vida de nuestro santo, se realiza en la medida en que nos sacrificamos y nos damos a los demás, porque todo lo que hemos recibido, empezando por nuestra persona y siguiendo por las capacidades que Dios nos dio, no son solamente para nosotros sino para compartirlas con los otros. Y eso se realiza de un modo eminente mediante el trabajo”, expresó monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, y rogó a San Cayetano “su protección a todos nuestros hombres y mujeres que están en primera línea cuidando y sirviendo a la comunidad ante la amenaza del COVID-19”. » Texto completo de la homilía

Goya
"A desafíos inéditos, respuestas inéditas" expresó monseñor Adolfo Canecín al celebrar a San Cayetano, el santo que "supo ser respuesta con su vida de consagrado y sacerdote. Por ser amigo de Dios, en la intimidad de la  oración y en la contemplación, encontraba luces para las obras que Dios quería que realice y Dios acompañaba sus obras. "En la amistad con Jesús encontraba fortaleza”, sostuvo el obispo y alentó a la feligresía a "ser respuestas a los problemas" ya sea en forma personal o comunitaria”.

Gregorio de Laferrere
Monseñor Jorge Torres Carbonell expresó desde la celebración en la catedral diocesana: “Hoy San Cayetano nos visita, está con nosotros, acompaña nuestras vidas y eso no cambia aunque nos toque celebrar de otra manera”. “Junto a San Cayetano, confiamos en Dios y nos ponemos en sus manos”, dijo haciendo referencia al lema elegido para la fiesta patronal, animando a repetirlo desde el hogar, y agregó: “Le pedimos al santo intercesor de la providencia por la urgencia que nos une como hermanos, pero conservando la esperanza”. 

Jujuy
Monseñor César Daniel Fernández describió a San Cayetano como el que “dedicó su vida a las personas enfermas y vulnerables, fundó hospitales, hogares de ancianos y renovó el trabajo misionero de los sacerdotes”. Haciendo referencia a la fiesta de este año, en la que “muchos de nosotros no podremos peregrinar a sus santuarios y capillas debido a la pandemia”, animó a renovar interiormente la devoción hacia su persona. Ver noticia completa.

La Plata
“En San Cayetano, en su corazón humilde y misericordioso, vemos que había espacio para esas dos preocupaciones: la enfermedad, la falta de pan y de trabajo”, sostuvo el arzobispo platense, monseñor Víctor Manuel Fernández. “Por eso a todos ustedes los quiero poner frente a los ojos de nuestro querido santo, para que él llegue a ustedes con ese cariño, con esa misericordia suya, y para que él los tenga presentes ante el rostro de Dios, ante la mirada del Padre Dios”, pidió. Ver noticia completa.

Lomas de Zamora
“Necesitamos que San Cayetano nos ayude al encuentro para compartir, al diálogo para hacernos cargo de las situaciones difíciles, para no dividirnos y unirnos más, y reconocer al otro que tiene algo para decir”, aseguró monseñor Jorge Lugones SJ  y pidió por intermedio de San Cayetano “el encuentro, el diálogo y el cuidado”.

Mar del Plata
Monseñor Gabriel Mestre envió un mensaje a la comunidad con un video mensaje en el que dio gracias a Dios por el don del trabajo y se dirigió a las familias desocupadas, “con trabajos precarios y mal remunerados, y a quienes han perdido el trabajo a causa de la pandemia. Los abrazo desde la fe. Pidamos la fuerza a Dios para comprometernos en el día a día y por la intercesión de la Virgen de Luján y San Cayetano podamos construir una Patria justa y fraterna, con paz, pan y trabajo para todos”. 

Mercedes-Luján
Monseñor Jorge Eduardo Scheinig presidió la Eucaristía en la parroquia San Cayetano de Chivilcoy y expresó: “Es un escándalo que en la Argentina haya hambre, que tengamos casi siete millones de niños en la pobreza, que el cincuenta por ciento de nuestra población sea pobre, familias sin trabajo, sin tierra sin techo”. “Celebremos a San Cayetano como  nos pide Jesús en el Evangelio; con confianza, con capacidad de compartir, y con una fortaleza que nos da esa seguridad, esa paz. Comprometámonos con el Señor”. 

Nueve de Julio
Monseñor Ariel Torrado Mosconi, saludó a los fieles mediante un video en el que expresó: “Cada vez hay más hermanos que están en situación de pobreza, especialmente niños, y es importante que le pidamos a Dios pan y que todos crezcamos en solidaridad para poder partir nuestro propio pan con los que menos tienen”. Y añadió: “Hace falta el trabajo para que, con nuestras propias manos construyamos un mundo mejor”.

Quilmes
Hoy decimos: “San Cayetano, en medio de tanto dolor danos fe, esperanza y solidaridad”, indicó monseñor Carlos José Tissera, y pidió al santo “dejarnos transformar por el amor de ese Corazón de Jesús, que nos sana de nuestros egoísmos y nos hace sus discípulos misioneros. Proviniendo de una familia acomodada, con brillantes capacidades intelectuales y profesionales, San Cayetano vio el dolor y el sufrimiento de los pobres, y se puso a servirlos como pudo y con lo que tuvo a su alcance”. » Texto completo de la homilía

Rafaela
“Lo primero que le pedimos al Santo del pan y del trabajo es que nos ayude a ser capaces de ‘transformar juntos’ este momento que se presenta como un ‘caos’, como una ‘fuerza invencible e invisible’, frente la vulnerabilidad humana, que pareciera sin posibilidades y sin fuerzas y hasta con la tentación de bajar los brazos”, expresó monseñor Luis Fernández en la homilía del 7 de agosto. Y agregó “San Cayetano ayúdanos a preparar el futuro, no perdiendo nunca de vista la dignidad a la que está llamada cada mujer y hombre de este mundo. Ayúdanos a no perder de vista el bien común que tenemos que construir entre todos cada día de nuestra vida”. » Texto completo de la homilía

Río Cuarto
“Pidamos a San Cayetano que nos dejemos invadir por el don del temor de Dios que engendra confianza y nos predispone a seguir al Señor confiados en su amor infinito. Que siguiendo su ejemplo de vida no bajemos los brazos, no perdamos la confianza y sigamos luchando, poniendo todo de nuestra parte, que el Padre nos auxiliará en el momento oportuno”, manifestó monseñor Adolfo Uriona. » Texto completo de la homilia

Río Gallegos
Monseñor Jorge García Cuerva se refirió a la situación actual como un "tiempo raro, tiempo duro y difícil", y pidió a San Cayetano "que nos ayude a poder hacer carne estas palabras del Señor: 'No temas pequeño rebaño', nos dice que no tengamos miedo". Del mismo modo, rogó al santo del pan y del trabajo y le agradeció: "San Cayetano: te pedimos por el trabajo para los que no lo tienen, San Cayetano: gracias por el trabajo de los que lo tienen, San Cayetano: seguimos creyendo que con el trabajo cada uno de nosotros es más digno, es más hijo de Dios”.

San Francisco
“Nos acercamos a San Cayetano para suplicar paz, pan y trabajo. ¡Cuánto encierran estas tres palabras!”, expresó monseñor Sergio Buenanueva. “Paz para los corazones, las familias, los pueblos, la humanidad. (…) Pan para alimentar los cuerpos, las almas y el espíritu. El alimento que nos fortalece, especialmente necesario para los niños que están creciendo. El pan de la educación, de la amistad, de la sana diversión, de una vida realmente plena. El pan de la Palabra de Dios y de la Eucaristía. Trabajo para experimentar que somos hombres y mujeres que damos lo mejor de nosotros mismos, sacrificándonos cada día, para edificar nuestra sociedad y contribuir al bien común de nuestro pueblo”. » Texto completo de la homilía

San Isidro
Monseñor Oscar Vicente Ojea presidió la misa en honor de San Cayetano en la parroquia de Villa Adelina que lleva el nombre del santo de la Providencia y patrono del pan y del trabajo. “Generalmente cuando hablamos de trabajo, hablamos de una carga pesada”, dijo y reforzó esta idea mencionando lo que nos dice el Señor en el libro del Génesis: “Te ganarás el pan de cada día con el sudor de tu frente”. “A veces no solo con el sudor de la frente, sino también con el sudor del corazón, ya que las condiciones de trabajo a veces son tan dolorosas y tan difíciles y mal remuneradas, que a veces lo ganamos no solo con el sudor de la frente, sino con el sudor del corazón”, precisó, y subrayó: “Sobre todo en esta época en la que nos preparamos para sufrir crisis muy grandes, que tenemos que poner en manos de San Cayetano”. Ver noticia completa.

San Juan
Monseñor Jorge Lozano SJ  celebró la misa en la catedral diocesana y habló de la confianza en Dios: “Nos reunimos en oración pidiendo por nuestras intenciones, por la salud y por el trabajo. San Cayetano viene a nuestra vida”, dijo, mencionando que al no poder concurrir al santuario, el santo se hace presente en cada hogar. “Reconozcamos que somos hijos de Dios, llamados no a acumular bienes perecederos en el mundo sino a tener un tesoro en el Cielo”, afirmó.

San Luis
Monseñor Gabriel Barba celebró la misa en la parroquia dedicada a San Cayetano, y definió al santo como aquel que “nos enseña a confiar en la providencia de Dios”. “Seguir los pasos de Jesús significa comprometernos en la construcción del Reino de los Cielos, y además transitar el camino del Señor”. Más adelante, lo citó como “un hombre a quien Dios dio una vocación particular como a cada uno de nosotros. Debemos descubrir qué es lo que Dios quiere de mí y ponerlo al servicio. San Cayetano aprendió a renunciar, siendo sacerdote aprendió a velar por los sacerdotes, y se comprometió en la edificación de la Iglesia desde adentro”.

Santo Tomé
Monseñor Gustavo Montini se hizo presente con un video mensaje en el que expresó: “San Cayetano vivió en un tiempo muy complejo en lo cultural y en lo religioso. Justo en el tiempo de San Cayetano se daba la gran ruptura en la Iglesia que fue la reforma protestante. Es interesante, porque San Cayetano ha sido como sintetizado aquí en la Argentina bajo estas imágenes del pan y del trabajo, que es una especie de síntesis de vida: No se puede ser feliz sin pan y sin trabajo”.

Tucumán
Monseñor Carlos Sánchez animó a que “cuidándonos unos a otros y levantando la cabeza para mirar a nuestros hermanos, la luz de la fe nos anime a acudir en ayuda solidaria y fraterna al que lo necesita. La consigna es amar dándonos, entregando, sirviendo”. El prelado rezó para “que cada tucumano sea digno, ganándose el pan con el esfuerzo diario y cotidiano del trabajo. Tenemos que buscar la mejor manera de poner nuestras capacidades al servicio de los demás. Hoy le queremos pedir al Señor, por intercesión de San Cayetano, la paz social, en la familia, en el barrio y en nuestro querido Tucumán”.+