Viernes 27 de noviembre de 2020

Ángelus del Papa: Jesús es la puerta segura de nuestra salvación

  • 26 de agosto, 2013
  • Ciudad del Vaticano
En sus palabras previas al rezo del Ángelus, en la Plaza de San Pedro, con varios miles de fieles y peregrinos procedentes de Italia y de diversos países que se habían dado cita en la Plaza de San Pedro para escuchar sus palabras y recibir su bendición apostólica, el papa Francisco recordó la invitación evangélica a reflexionar sobre el tema de la salvación, puesto que Jesús nos dice que es importante saber cuál es el camino para alcanzarla: "Jesús ilumina nuestra vida con una luz que no se apaga jamás. No es un fuego artificial, un flash, no, es una luz tranquila, que dura siempre". La luz de Jesús, indicó, "nos da paz. Así es la luz que encontramos si entramos por la puerta de Jesús".
En sus palabras previas al rezo del Ángelus, en la Plaza de San Pedro, con varios miles de fieles y peregrinos procedentes de Italia y de diversos países que se habían dado cita en la Plaza de San Pedro para escuchar sus palabras y recibir su bendición apostólica, el papa Francisco recordó la invitación evangélica a reflexionar sobre el tema de la salvación, puesto que Jesús nos dice que es importante saber cuál es el camino para alcanzarla: "Jesús ilumina nuestra vida con una luz que no se apaga jamás. No es un fuego artificial, un flash, no, es una luz tranquila, que dura siempre". La luz de Jesús, indicó, "nos da paz. Así es la luz que encontramos si entramos por la puerta de Jesús".

El Evangelio de hoy, señaló el Santo Padre, "nos invita a reflexionar sobre el tema de la salvación", pues en al salir Jesús de Galilea alguien se le acerca y le pregunta "Señor, ¿son pocos los que se salvan?".

"Jesús no responde directamente a la pregunta: no es importante saber cuántos se salvan, sino que más bien es importante saber cuál es el camino de la salvación", dijo el Papa.

"Y he aquí entonces que a la pregunta Jesús responde diciendo: ?Luchen por entrar por la puerta estrecha, porque, les digo, muchos pretenderán entrar y no podrán?. ¿Qué quiere decir Jesús? ¿Cuál es la puerta por la que debemos entrar? ¿Y por qué Jesús habla de una puerta estrecha?".

Francisco recordó que "la imagen de la puerta vuelve varias veces en el Evangelio y se remonta a la de la casa, a la del hogar doméstico, donde encontramos seguridad, amor y calor. Jesús nos dice que hay una puerta que nos hace entrar en la familia de Dios, en el calor de la casa de Dios, de la comunión con Él".

"Esa puerta es el mismo Jesús. Él es la puerta. Él es el pasaje para la salvación. Él nos conduce al Padre. Y la puerta que es Jesús jamás está cerrada, esta puerta jamás está cerrada. Está abierta siempre y a todos sin distinción, sin exclusiones, sin privilegios".

El Papa resaltó que "Jesús no excluye a nadie. Alguno de ustedes quizá podrá decirme, pero Padre, yo estoy excluido, porque soy un gran pecador. He hecho cosas feas. He hecho tantas en la vida. No, no estás excluido. Precisamente por esto eres el preferido".

"Porque Jesús prefiere al pecador. Siempre, para perdonarlo, para amarlo. Jesús te está esperando para abrazarte, para perdonarte. No tengas miedo. Él te espera. Anímate, ten coraje para entrar por su puerta".

El Santo Padre señaló que "todos somos invitamos a pasar esta puerta, a atravesar la puerta de la fe, a entrar en su vida, y a hacerlo entrar en nuestra vida, para que Él la transforme, la renueve, le de alegría plena y duradera".

"En la actualidad pasamos ante tantas puertas que invitan a entrar prometiendo una felicidad que después, nos damos cuenta de que duran un instante. Que se agota en sí misma y que no tiene futuro. Pero yo les pregunto: ¿Por cuál puerta queremos entrar? Y ¿a quién queremos hacer entrar por la puerta de nuestra vida?".

"Quisiera decir con fuerza: no tengamos miedo de atravesar la puerta de la fe en Jesús, de dejarlo entrar cada vez más en nuestra vida, de salir de nuestros egoísmos, de nuestras cerrazones, de nuestras indiferencias hacia los demás".

El Papa indicó que "ciertamente la de Jesús es una puerta estrecha, no porque es una sala de tortura, no por eso. Sino porque nos pide abrir nuestro corazón a Él, reconocernos pecadores, necesitados de su salvación, de su perdón, de su amor, de tener la humildad de acoger su misericordia y hacernos renovar por Él".

"Por la puerta estrecha que es Cristo debe pasar toda nuestra vida".

El Santo Padre señaló además que "Jesús en el Evangelio nos dice que el ser cristianos no es tener una ?etiqueta?".

"Y yo les pregunto a ustedes: ¿Ustedes son cristianos de etiqueta o de verdad? Eh esa se responde dentro. No cristianos, jamás cristianos de etiqueta, cristianos de verdad, de corazón. Ser cristianos es vivir y testimoniar la fe en la oración, en las obras de caridad, en promover la justicia, en realizar el bien".

"A la Virgen María, Puerta del Cielo, le pedimos que nos ayude a pasar la puerta de la fe, a dejar que su Hijo transforme nuestra existencia como ha transformado la suya para llevar a todos la alegría del Evangelio", concluyó