Viernes 27 de noviembre de 2020

Oración ecuménica en Santiago del Estero por los obispos ortodoxos secuestrados

  • 8 de mayo, 2013
  • Santiago del Estero (AICA)
Líderes de diversas confesiones religiosas de la provincia de Santiago del Estero se dieron cita anoche en la catedral de Nuestra Señora del Carmen para pedir a Dios, en una oración ecuménica e interreligiosa, por los metropolitas ortodoxos que fueron secuestrados en Siria el pasado 22 de abril. El obispo auxiliar de la diócesis, monseñor Ariel Torrado Mosconi, pidió por el fin de la violencia y las injusticias. También se rezó "para que los pueblos busquen la unión", "que haya una conversión del corazón" y "que Dios ilumine la capacidad de discernimiento de los que tienen en sus manos la posibilidad de superar el conflicto".
Líderes de diversas confesiones religiosas de la provincia de Santiago del Estero se dieron cita anoche en la catedral de Nuestra Señora del Carmen para pedir a Dios, en una oración ecuménica e interreligiosa, por el metropolita siríaco-ortodoxo de Alepo, Gregorios Yohanna Ibrahim, y el metropolita greco-ortodoxo, Boulos Yazigi, quienes fueron secuestrados el pasado lunes 22 de abril en una emboscada que costó la vida del sacerdote que conducía la camioneta donde se transportaban.

El obispo auxiliar de Santiago del Estero, monseñor Ariel Torrado Mosconi, ofició de anfitrión del padre Gregorio Makantasis, quien asistió en representación de la Iglesia Ortodoxa de Antioquía; el pastor Antonio Zaiek, por la comunidad Evangélica, y el licenciado Hernán Kriscautzky, por la comunidad judía.

La jornada fue organizada por la Asociación de Juventud Árabe de Santiago del Estero, y contó con la presencia del cónsul honorario de Siria en Santiago del Estero, Abraham Camilo Brahim.

Luego de la lectura del Evangelio, monseñor Torrado Mosconi dijo que la reunión de representantes de distintos credos era un signo elocuente de que son "instrumentos de la paz de Dios", en referencia a la conocida oración de san Francisco de Asís. Asimismo, pidió por el fin de la violencia y las injusticias.

Luego, cada uno de los representantes de las iglesias expresó una oración. "Que los pueblos busquen la unión", "que haya una conversión del corazón", "que Dios ilumine la capacidad de discernimiento de los que tienen en sus manos la posibilidad de superar el conflicto", fueron algunas de las frases que se escucharon de boca de las personalidades que dirigieron la ceremonia.

El pastor Antonio Zaiek, por su parte, hizo referencia a la tristeza que le producía el conflicto armado en Siria, ya que recordó que como descendiente de sirio-libaneses, tiene sus afectos en aquellas tierras. "Envío mi bendición, y que los políticos que tienen en sus manos la solución de este conflicto puedan ser alcanzados por la gracia de Dios para que se termine esta terrible situación", dijo.+