Martes 20 de octubre de 2020

Una jueza transmite preocupación del Papa por el avance del narcotráfico en el país

  • 2 de abril, 2014
  • Ciudad del Vaticano
La jueza federal chaqueña Zunilda Niremperger aseguró que el papa Francisco le manifestó su preocupación por la corrupción, la trata de personas y el avance de las mafias del narcotráfico en el norte argentino, sobre todo en el Chaco y Formosa. La magistrada, que fue recibida por el pontífice en audiencia el lunes, indicó en declaraciones al diario Norte que el Santo Padre también se mostró preocupado por la corrupción y las desigualdades sociales. "No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es inequidad", dijo el pontífice.
El papa Francisco manifestó preocupación por la corrupción, la trata de personas y el avance de las mafias del narcotráfico en el norte argentino, sobre todo en el Chaco y Formosa, reveló la jueza federal chaqueña Zunilda Niremperger.

La magistrada fue recibida el lunes en audiencia privada en el Vaticano por el pontífice argentino, con quien dialogó sobre las desigualdades sociales, la problemática de la droga y la explotación de mujeres por red de explotación sexual.

"Francisco se mostró preocupado por el crecimiento del narcotráfico en Chaco y Formosa", sostuvo Niremperger en declaraciones al diario Norte.

La jueza chaqueña destacó que "es muy fuerte" la toma de posición del Papa respecto de la "comercialización de narcóticos en la Argentina".

Niremperger dijo que el Papa reiteró su rechazo a toda forma de explotación humana y la exhortó a luchar contra la trata de personas.

La magistrada indicó que Francisco también se mostró preocupado por la corrupción y las desigualdades sociales.

"No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es inequidad", dijo el pontífice.

"Todo entra dentro del juego de la competitividad y de la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil", agregó la jueza que le dijo el Papa.

De acuerdo a las declaraciones de la magistrada, el Papa también alertó sobre las consecuencias del ensanchamiento de la brecha social.

"Se acusa de la violencia a los pobres y a los pueblos pobres, pero, sin igualdad de oportunidades, las diversas formas de agresión y de guerra encontrarán un caldo de cultivo que tarde o temprano provocará su explosión", expresó.

"Me impactó escucharlo decir que se reclama en todas partes por mayor seguridad, pero fue contundente cuando dijo que, hasta que no se reviertan la exclusión y la inequidad dentro de una sociedad y entre los distintos pueblos, será imposible erradicar la violencia", añadió la magistrada.+