Martes 20 de octubre de 2020

El Papa pidió "un sano garantismo" en las cárceles argentinas

  • 26 de marzo, 2014
  • Ciudad del Vaticano
El papa Francisco saludó al Procurador Penitenciario de la Nación, Francisco Mugnolo, a quien le pidió trabajar por "un sano garantismo" y asegurar las condiciones de vida de las miles de personas carceladas en el país. El Santo Padre pidió que los presos tengan deporte y otras actividades de socialización. "¡Que se sientan gente! Por favor, hagan algo", imploró.
El papa Francisco saludó el miércoles 19 de marzo, al concluir su catequesis, al Procurador Penitenciario de la Nación, Francisco Mugnolo, a quien le pidió trabajar por "un sano garantismo" y asegurar las condiciones de vida de las miles de personas carceladas en el país.

El pontífice argentino dialogó con el funcionario tras la audiencia general, apenas unos breves instantes que fueron captados por un video aficionado. Frente a las reacciones represivas y la situación de los presos argentinos, el Papa mostró preocupación y reclamó una política penitenciaria que asegure los derechos humanos.

En el video casero (que tiene evidentes cortes de edición), Francisco reconoce que aún llama a distintas cárceles de la Argentina: "Me dicen que no tienen ventanas, que no se pueden refrescar con el calor que hace. Los penales están hechos para rehabilitar a la gente, a los que pueden. Pero si los tenemos así encerrados, los arruinamos.

Al mismo tiempo, Francisco pidió que los carcelados tengan deporte y otras actividades de socialización. "¡Que se sientan gente!", imploró. El Papa tuvo además un elogio para el anterior encargado del Servicio Penitenciario, Víctor Hortel: "Yo sé que el que estaba antes era un hombre abierto y todo, pero ahora parece que se asustaron y tienen miedo de que se les fuguen todos. Por favor, hagan algo".

Mugnolo, por su parte, le hizo entrega de una artesanía tallada a mano de la virgen de Lujan con el escudo y los colores de San Lorenzo de Almagro, realizada especialmente por los presos de Devoto, cárcel que Bergoglio visitó en reiteradas ocasiones.+