Miércoles 5 de agosto de 2020

El pesebre nos recuerda lo que realmente es la Navidad, dijo Francisco

  • 5 de diciembre, 2019
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Audiencia con las delegaciones de las regiones italianas del Trentino y del Véneto que regalaron el

El Santo Padre Francisco recibió esta mañana, en el Aula Pablo VI, a las delegaciones de las regiones italianas del Trentino y del Véneto que regalaron el árbol de Navidad y el pesebre de la plaza de San Pedro.



En el día en el que se inauguran ambas donaciones y, “unidos por el recuerdo común de la tormenta del otoño pasado que devastó muchas zonas de las tres provincias vénetas”, Francisco quiso “renovar mi aliento” a estas poblaciones:



“Son acontecimientos que nos asustan, son señales de alerta que nos envía la creación, y que nos piden que tomemos decisiones efectivas de inmediato para salvaguardar nuestra casa común”.



Después, el Papa agradeció los regalos que ofrecieron y destacó que le agrada saber que para sustituir a las plantas removidas se replantearán 40 abetos en los bosques perjudicados por la citada tormenta.



“El abeto rojo que han regalado –dijo Francisco- representa un signo de esperanza, especialmente de vuestros bosques, para que se limpien lo antes posible y comenzar así el trabajo de reforestación”.



El pesebre regalado al Papa y expuesto en el Aula Pablo VI fue realizado por los voluntarios del "Gruppo Presepio Artistico Paré di Conegliano", que desde hace casi quince años realiza belenes artísticos de diversos ambientes e inspiración en los locales de la parroquia "Beata Vergine Maria di Fatima".



Está lleno de referencias a la región italiana del Véneto: la Sagrada Familia encontrará hospitalidad en la Casera di Malga Fittanze del siglo XIX, de (Verona). La Lessinia, región de la provincia veronesa, con sus grandes establos caracterizados por arcos góticos apuntados, traerá a la imaginación la humilde gruta donde nació el Salvador, representado (como todos los personajes) por estatuas de madera talladas totalmente a mano de 120 cm de altura. Son verdaderas obras de arte concebidas a partir de la experiencia de los maestros de Ortisei en Val Gardena (Bolzano), quienes se pasan de generación en generación sus conocimientos de escultura, pintura y sastrería.



El mundo borra los signos cristianos de la Navidad

El papa Francisco recordó su reciente visita a Greccio y la Carta sobre el belén, resaltando que es una tradición que se debe transmitir de unas generaciones a otras, como “una manera auténtica de comunicar el Evangelio, en un mundo que a veces parece tener miedo de recordar lo que realmente es la Navidad, y borra los signos cristianos para conservar sólo los de un imaginario banal, comercial”.



Por otro lado, con respecto a los pesebres, el de la plaza de San Pedro y el del aula Pablo VI, el obispo de Roma indicó que ayudarán a contemplar la natividad del Señor.



“Queridos amigos, les deseo de todo corazón así como a sus conciudadanos y a todos los habitantes de sus regiones, que pasen la natividad del Señor con serenidad y fraternidad. ¡Qué la Virgen María, que acogió al Hijo de Dios en la debilidad de la naturaleza humana, nos ayude a contemplarlo en el rostro de los que sufren, y que nos sostenga en nuestro compromiso de ser solidarios con las personas más débiles y frágiles! Los bendigo de corazón y les pido por favor que recen por mí. ¡Gracias!”, concluyó el Papa. +